viernes, 4 de septiembre de 2009

Rafael Rey y el ataque en el VRAE


En un día funesto para las Fuerzas Armadas el ministro de Defensa hizo gala de su incompetencia en el manejo de la cartera en el Parlamento

------------------------------------------------------------

Por César Reyna



Más que dar explicaciones a la representación nacional por el derribo de un helicóptero MI-17 y la muerte de tres militares en Santo Domingo de Acobamba, en la región de Junín, en el Valle de los Ríos Apurímac y Ene (VRAE), el ministro de Defensa Rafael Rey fue a quejarse de la falta de logística e inteligencia con la que cuentan los efectivos destacados en esa convulsiva área.


El responsable político de los institutos armados se mostró alterado y criticó al gobierno anterior por haber descuidado la lucha antisubversiva. En días pasados evidenció su incompetencia en temas de inteligencia, defensa, narcotráfico y lucha antiterrorista pues envidió la ayuda que recibía Colombia para enfrentar el tráfico de drogas y a la guerrilla de las FARC por parte de Estados Unidos. Si bien no pidió la instalación de bases norteamericanas como algunos medios difundieron, dio a entender que sin su colaboración resultaría imposible combatir eficazmente a ambos flagelos (al terrorismo asociado con el narcotráfico).


Durante su exposición echó la culpa de las emboscadas de Sendero Luminoso (SL) al mal clima y a la difícil geografía de la zona de combate. Acto seguido, en el colmo de la ineptitud absoluta, dijo que las columnas senderistas conoce mejor el lugar donde se desarrollan los operativos y misiones de reconocimiento. Con esa ventaja, fruto de la desidia que se arrastra desde el Gobierno de Fujimori, no es descabellado pensar que podríamos estar presenciando la vietnamización del VRAE ya que el ministro Rey habla de túneles, trampas y escondites que los remanentes de SL han construido a lo largo de los últimos años.


El abandono del Vizcatán (dentro del VRAE) es atribuido al ex presidente Alejandro Toledo, a quien Rey acusó de desmantelar el servicio de inteligencia del Ejército así como una treintena de bases contrasubversivas (de 71 en el 2000 se pasó a 24 en el 2004). Cabe recordar que entre Rey y el ex presidente Toledo existe una vieja enemistad pues el primero, en su calidad de congresista de la bancada de Unidad Nacional, solicitó la vacancia del segundo por incapacidad moral.


Tras escuchar a Rey el ciudadano de a pie puede llegar a dos conclusiones: 1) que los verdaderos expertos son los terroristas porque se desplazan con total impunidad en la selva; y 2) necesitamos asistencia norteamericana porque no contamos con personal calificado ni sofisticados equipos de vigilancia.


Es triste saber de manera oficial que nuestros soldados no se han adaptado al VRAE y que los narcosenderistas nos llevan varios cuerpos de ventaja en preparación y conocimiento de la zona. Rey reconoce que las tropas bajo su mando viven en condiciones paupérrimas y están mal equipadas. En esas condiciones no hay motivos para esperar algún resultado en el corto, mediano o tal vez largo plazo.


En su presentación exhortó a los medios de comunicación que no difundan noticias que bajen la moral de las tropas (no quería que se hagan conteos de militares caídos en acción). Exigió cero negativismo pues “todos debemos mostrar que estamos unidos en esta lucha”, aseveró. Lo paradójico del asunto es que Rey pasó varias diapositivitas en las que se apreciaba la insania terrorista. Si él es el primero en propalar imágenes donde aparecen cuerpos de uniformados mutilados en Sanabamba no puede acusar a la prensa de ser pesimista pues exhibió el horror de la guerra en el hemiciclo.


No tenía sentido dar a conocer fotografías brutales que forman parte del dossier de fiscales y peritos en criminalística a menos que Rey quisiera alimentar el morbo de la población. Si alguien es precisamente derrotista y deshumanizado es el ministro de Defensa pues aumenta la desesperación de los familiares de los caídos, heridos y destacados en el VRAE.


La baja moral de nuestros efectivos no se debe a los titulares que destacan los ataques de Sendero con letras grandes, sino a la falta de apoyo logístico, político y económico del Estado. Antier un grupo de familiares y pensionistas de las FF. AA. marcharon cerca del Congreso para exigir aumento de remuneraciones y pensiones. Las bonificaciones que reciben por desplazamiento han sido reducidas o aplazadas hasta el próximo año.


En estos momentos los cuerpos de los uniformados asesinados y los heridos no han podido ser rescatados por el intenso despliegue de Sendero en el lugar de los hechos. Los dos intentos de socorro realizados ayer han fracasado por el intenso fuego de los terroristas. Hay tres cadáveres y ocho heridos con lesiones de diversa gravedad. Las aproximaciones por vía aérea podrían correr con la misma suerte de la nave derribada.


Se espera que hoy se produzca la evacuación de la patrulla que salió de la base contrasubversiva de Huachocolpa en Junín.




4 comentarios:

Anónimo dijo...

El papel del Ministro Rey es impecable y los narcomarxistas estan desesperados. Es obvio que los "analistas de escritorio" se rasguen las vestiduras ya que sus hermanos ideologicos estan siendo perseguidos por nuestras FFAA.

Punto para Rey!!!!!!

La Mosquetera dijo...

No pude oir mucho de las palabras de Rey. Las pocas que escuché me parecieron bien puestas e interesantes, pero por lo visto no fue así el tenor de todo su mensaje. No diré nada sobre sus palabras, por lo tanto, ni en contra ni a favor.

El caso del narcoterrorismo es complicado. Hay muchos culpables, la lista podría ser muy larga y quizá incluir a Rey. Los policías, los políticos, los servicios de inteligencia y el ejército también podrían tener su espacio correspondiente en la lista. Pero, no hay que olvidar quién es quién en todo esto. Los principales culpables son los terroristas asesinos, los narcotraficantes que destruyen millares de personas impunemente con su comercio ilegal y, obviamente, la alianza cuasi marital entre terroristas asesinos y narcotraficantes, llamados narco-terroristas.

Los medios de comunicación en búsqueda de rating (o ideológicamente tendenciosos) muchas veces distorsionan la realidad o por deslizamiento acaban desplazando los fuegos hacia quienes no son los verdaderos culpables. Hagamos causa común y pongamos todos los medios al alcance de cada uno, cada uno según su circunstancia, para atacar a quienes verdaderamente deben ser atacados.

Anónimo dijo...

lA INTERVENCIÒN DE RAFAEL REY FGUE BUENA Y SENTIDA, SE VIO A UN MINISTRO PREOCUPARSE POR SU GENTE -LAS FFAA- CREO QUE MUCHOS CIUDADANOS DE A PIE PENSAMOS CON ÈL, Y ES PRECISAMENTE ESO LO QUE MAS LES DUELE A LOS DEFENSORES DE LOS TERRORISTAS.

IGUAL QUE EL AMIGO O AMIGA ANONIMO DE LA PARTE INCIAL DE ESTE BLOG, PUNTO A FAVOR DE REY.

CARLOS TULLIPE

Anónimo dijo...

Ya era hora escuchar a alguien con cojones y sin medias tintas como Rey.

Armando Guerra