viernes, 3 de julio de 2009

El club de los presidentes autoritarios: crítica a Andrés Oppenheimer

Crítica a Andrés Oppenheimer



El galardonado periodista del Miami Herald publicó un reciente artículo sobre la democracia en América Latina. En él resumió los pasos que han seguido un puñado de mandatarios latinoamericanos para “perpetuarse en el poder”
----------------------------------------------------------------


Por César Reyna


Andrés Oppenheimer considera que Hugo Chávez, Rafael Correa, Evo Morales y el defenestrado Manuel Zelaya siguen –o seguían– un guión cuyo propósito es “desmantelar” el modelo democrático.

La primera medida o “acto” que realizan antes de convertirse en jefes de Estado es presentarse como un outsider o “líder antisistémico” que ofrece cambios radicales y luchar contra la corrupción. Para ganar notoriedad suelen encabezar protestas multitudinarias, como en el caso de Evo Morales, o intentan derrocar al gobernante de turno como Hugo Chávez. Pero ésas no han sido las únicas estrategias de exposición mediática de los ‘antisistema’ pues Ollanta Humala, el candidato nacionalista peruano, se sublevó en el sur cuando era comandante del Ejército. Su desobediencia fue pacífica pues desconoció la autoridad del corrupto Alberto Fujimori marchando con un batallón de conscriptos por la serranía; para luego entregarse a la Justicia Militar sin disparar un solo tiro.

El segundo acto, según Oppenheimer, consiste en reformar la Constitución “tras ganar la elección presidencial”. Esto con el propósito de introducir “una cláusula que permita la reelección”. Oppenheimer olvida que los cambios no los hacen Chávez, Evo Morales ni Rafael Correa por su cuenta pues necesitan el consentimiento popular. En todos esos casos es el pueblo el que decide si aprueba -o no- las modificaciones constitucionales.


Si esos presidentes buscan la reelección inmediata es porque en pocos años de gobierno no podrían realizar todos los cambios que pretenden. Un período no basta para combatir la pobreza, desterrar la corrupción y reducir la desigualdad. La mayoría de mandatarios socialistas entiende que las políticas sociales necesitan continuidad para generar resultados; de lo contrario sus efectos positivos se diluyen o pierden en el tiempo. La temida perpetuación o, mejor dicho, continuidad, es sólo un aspecto del complejo proceso de transformación política que se desarrolla en varias naciones latinoamericanas. Además, esta extensión o prolongación del mandato no sería posible si la ciudadanía venezolana, boliviana y ecuatoriana no avalara la permanencia de sus respectivos gobernantes. En todo ello el pueblo juega un papel crucial pues determina la persistencia o cancelación del modelo. Ni Chávez, Morales o Correa son dictadores pues se someten regularmente al escrutinio popular, es decir, permiten elecciones libres, las que son rigurosamente supervisadas por organismos internacionales como la OEA.

En Venezuela y Ecuador, por si fuera poco, existe el referéndum revocatorio. Esta novedosa figura permite que la población pueda destituir al presidente cuando lo desee. El ejercicio de dicha potestad adelanta el calendario electoral pues el dignatario revocado ya no puede seguir en el cargo hasta culminar su período. Hugo Chávez ya pasó por ese examen cuando la oposición convocó la consulta hace un par de años, de la cual salió victorioso. En las constituciones liberales de la región, sin embargo, el referéndum no ha sido incorporado, por lo que muchos ciudadanos sudamericanos tendrían, en comparación con los venezolanos y ecuatorianos, menores facultades y derechos. En la mayoría de países la revocación sólo procede para vacar autoridades municipales y regionales, pero no al presidente de la República o congresistas. Si por la vía del sufragio popular muchos llegan al poder, sería lógico que por esa vía también puedan ser expulsados.

Ahora bien, si la reelección es mal vista en muchos países de habla hispana se debe a que gobiernos de derecha como el de Alberto Fujimori abusaron sistemáticamente del poder. Cuando éste renunció cobardemente por fax desde Malasia se prohibió la postulación del presidente en funciones. Alan García, defensor del modelo neoliberal en el Perú, también ha coqueteado con la reelección
[1] cuando la economía marchaba bien y no habían disturbios sociales. Lo mismo parecer ocurrir con Álvaro Uribe en Colombia pues apunta a un tercer mandato amparado en la popularidad que le dio la liberación de Ingrid Betancourt y otros rehenes que estaban en manos de las FARC.

En el tercer acto Oppenheimer menciona que, una vez “aprobada la Constitución”, los presidentes socialistas “adelantan las elecciones” (para consolidar los cambios, suponemos). Esto, en principio, no tiene nada malo pues el nuevo orden necesita ser ratificado por el voto popular. Además adelantar la fecha de los comicios le ofrece una nueva oportunidad a la oposición para derrotar al oficialismo de turno. No vemos nada de pernicioso o malévolo en ese paso, y menos si lo autoriza la nueva Carta Magna. Oppenheimer debería recordar que el primer mandatario que plasmó lo que advierte en Chávez y compañía fue el reo Alberto Fujimori, un neoliberal. Muchos recordaran que el ex presidente peruano convocó elecciones para conformar el Congreso Constituyente después de dar un golpe atípico (cerró el Parlamento y controló el Poder Judicial el 5 de abril de 1992). Cuando Chávez rediseñó la Ley Fundamental se sometió a un proceso electoral; pero no así Fujimori, quien sólo permitió elecciones congresales un año después de gobernar de facto.

En el cuarto acto, Oppenheimer dice: “Una vez reelecto, (la consigna es) acusar a Estados Unidos, la Iglesia y la oligarquía de intentar un magnicidio, y usar ese pretexto para encarcelar a los líderes de oposición y cerrar medios de comunicación críticos, preparando el terreno para gobernar con una oposición simbólica y asumir poderes absolutos”. Esta afirmación se cae por su propio peso pues Estados Unidos tiene un amplio historial de intervenciones en la región. Basta recordar el golpe de Estado contra Salvador Allende en 1973; el caso Irán-Contra en Nicaragua, donde la Administración de Ronald Reagan tuvo tratos con carteles del narcotráfico; la invasión de Bahía de Cochinos en Cuba, operación orquestada por la CIA; los sucesivos intentos de asesinato contra Fidel Castro, por citar algunos. En el caso venezolano, Oppenheimer olvida que la oligarquía caraqueña ejecutó un fallido golpe de Estado en 2002. La clase dominante lo planeó con ayuda de algunos jefes militares y las televisoras Globovisión y RCTV (clausurada en 2007). Si Chávez hubiera querido apresar a las cabezas golpistas no hubiera permitido que dos importantes empresarios involucrados abandonen el país. Las citadas emisoras, por su parte, estuvieron detrás del complot porque hicieron llamados (a su audiencia) a respaldar el golpe, pero Chávez no tomó represalias inmediatas contra ellas. Nada hubiera impedido que las autoridades les quitaran las licencias por atentar contra la democracia; sin embargo Chávez las mantuvo en el aire. Los medios en Venezuela no sólo son “críticos” como lo quiere hacer ver Oppenheimer pues desde sus frecuencias han promovido delitos.

En cuanto al papel simbólico de la oposición en Venezuela, por mencionar el caso más conocido, no es culpa de Chávez que no tenga más participación porque sus dirigentes eligieron no presentarse a las elecciones para la Asamblea Nacional con el fin de sabotear el proceso. Si Chávez ha incrementado su poder se debe a la irresponsabilidad de dejarlo competir solo, de ahí que haya implementado una serie de cambios que intranquiliza a sus rivales (como restarles atribuciones a los alcaldes opositores creando gobernadores por encima de ellos).

Si la derecha tradicional no ha podido imponerse hasta ahora es porque no representa una alternativa a Chávez, Morales y Correa. En el pasado tuvieron su oportunidad y gobernaron bastante mal, la mayoría de veces contra el interés general. En estos momentos está demasiado desacreditada como para aspirar seriamente al poder. Su legado de ineficiencia, desigualdad y corrupción lastra severamente sus ambiciones políticas.




------------------------------------------------


[1] Lo sugirió Mauricio Mulder, secretario general del Apra.


5 comentarios:

rafo.dillon dijo...

¿Realmente estás enterado de lo que ha acontecido en Venezuela? He leido el libro de Oppenheimer, "Cuentos chinos", y por lo que se puede obtener, no hay contrincantes en ese país porque Chávez se los "baja" de alguna u otra forma; salió victorioso en el golpe de Estado que le hicieron por un error del sucesor temporal; y la verdad no se qué tanta aprobación tenga realmente Chávez, si en las elecciones donde salió victorioso, no hubo una entidad internacional supervisora, osea, todo quedó en manos de entidades venezolanas... ¿coincidencia?

César Reyna dijo...

Oppenheimer es un periodista a sueldo. Un grupo de corporaciones le pagan para difundir medias verdades. Le sugiero que lea informaciones independientes...

Rafo Dillon dijo...

Primero me disculpo por el primer comentario, tal vez un poco atrevido.

Segundo, y tal vez un poco salido del tema, las cosas en China hoy en día están un poco calientes, la infiltración de hackers a las cuentas de correo de activistas de China en Google, la amenaza de Google de salir de ese país, la página de IMDB agregada a la lista de páginas prohibidas en China... el derecho a la libertad de expresión y al libre acceso al conocimiento son derechos innegables para todo ser humano.

Voy a revisar más seguido tu blog, está muy interesante.

Saludos!

Anónimo dijo...

Me parece que la información contenida en el blog es sesgada y adolece de muchas falencias, en virtud a que no toma en cuenta que si bien es el pueblo el que decide en última instancia la permanencia o no de los mandatarios y la vigencia o no de un modelo económico impuesto por el gobierno de turno, donde el voto del pueblo es voto consigna o voto sindical como sucedió en Bolivia cuando eligió al Sr. Evo Morales, quien subio al poder gracias al apoyo popular masivo, el cual estaba cansado de la rosca burgueza que se encontraba enquistada en la sociedad boliviana a nivel económico y político, la misma que dirigia los destinos del país boliviano a su antojo, pero el gobierno de Morales no hace otra cosa que reproducir todas las malas mañas de gobiernos anteriores, pero adornando el discurso con discursos seudorevolucionarios, beneficiando tan solo a gente que comparte su ideologia marxista-leninista del siglo pasado, solo la historia podra juzgar a los Srs. Morales, Chaves, Correa y demas gobiernos seudorevolucionarios.

ct dijo...

Quizas lo que estan dejando de lado tanto Oppenhaimer como quienes han opinado en este blog es que el principal error de los gobiernos asi llamados de corte socialista no han hecho sino continuar con una mala costumbre de muchos gobiernos latinoamericanos, han mantenido a la población cautiva, dependiente de la ayuda del estado, basta ver las cifras macroeconomicas de venezuela y la corrupcion de sus autoridades para cuestionar la sostenibilidad del modelo socialista y darse cuenta que de socialistas no tienen nada, hasta países como China con más pobres que toda latinoamerica junta ha entendido esto permitiendo el ingreso de trasnacionales o apoyando y protegiendo en todo caso a sus propias empresas que emplean a millones de Chinos, era insostenible mantener por mucho tiempo a la población bajo el sistema antiguo. Como dicen solo el tiempo dirá si este modelo es sostenible, a mi paracer fracasará como lo ha hecho a lo largo de la historia. Si queremos ver casos de izquierdas con exito vean a los países nordicos con grandes niveles de estados de bienestar, altos impuestos, pero sobre todo donde el modelo de mercado sigue asignando recursos y el estado se preocupa de educacion, seguridad y salud